• Negocios 19.04.2015

    Una VPS viene a ser un paso intermedio, entre un hosting común, y un servidores virtuales, hay mucha variedad de VPS, la mayor ventaja es que son completamente upgradeables es decir, que en la medida que el servidor físico lo soporte, podemos aumentar la RAM, la velocidad del CPU, o la velocidad del puerto Ethernet, con un par de clics, instantáneamente.

    Con una cuenta de servidor compartido solo se tiene el control sobre las carpetas que contienen nuestro sitio y este control es limitado, se pueden crear carpetas y borrarlas, crear archivos y borrarlos, acceder solo a través de FTP. En tal caso el CPU, la memoria, todos los recursos del equipo y servicios del sistema operativo donde se encuentra definida la cuenta de hosting serán compartidos con otros clientes de la empresa que tengan cuentas en ese mismo equipo. Con ellos competiremos por esos recursos y servicios.

    Con una cuenta de servidor dedicado se tiene un control total sobre el equipo, más precisamente sobre su sistema operativo, sea este Windows o Linux, además de poder acceder a través de FTP podremos acceder a través de alguna de las tantas herramientas de administración remota que existen y gestionar el servidor como si estuviéramos parados frente a él (instalar software, administradores de bases de datos, agendar scripts, hacer tunning del sistema operativo, etc.). Un servidor privado virtual es una combinación de un servidor dedicado y uno compartido.

    En un servidor dedicado se pueden crear un gran número de servidores privados virtuales (todo depende de los recursos de hardware disponibles) cada uno con su sistema operativo independiente de los demás. Cada cliente tendrá acceso total a su máquina virtual como si de un servidor dedicado se tratase, de todas formas seguirá compartiendo CPU y memoria, no espacio en disco en este caso, porque el mismo estará fijado al momento de la instalación y configuración del servidor virtual.

    Lo que ganamos contratando un servidor virtual es seguramente disminuir costos, tendremos las prestaciones de un servidor dedicado a un precio menor que estos pero un poco superior a una cuenta de servidor compartido Otra cosa que ganamos es que no competimos por recursos del sistema operativo con los demás clientes de la empresa proveedora de servicios hosting web y si alguno de ellos se contamina con un virus, tiene problemas con su sistema de archivos o sufre un ataque denegación de servicios, será solo su cuenta la que se verá perjudicada y no la nuestra.

    En conclusión un servidor dedicado no comparte ni hardware ni software con el resto de los clientes de la empresa, lo que lo diferencia de un servidor compartido, en donde si compartimos hardware y software con el resto de los clientes de la empresa que tienen cuenta en el mismo servidor. Por otro lado en un servidor privado virtual, solo compartimos hardware.

    rasmoche @ Sunday, 19 de April de 2015

    Tags: , , , , ,

  • Leave a Comment

    Please note: Comment moderation is enabled and may delay your comment. There is no need to resubmit your comment.